Cultura

ZsONAMACO, más que una feria de arte

El proyecto cumple 20 años con una propuesta innovadora y atrevida que no deja de sorprender.

imagen nota

La gigantesca obra de Fernando Botero (1932-2023) es protagonista de la feria que se realiza en Centro Citibanamex, cuadros como La estocada y Rapto de Europa son algunas de las estrellas que de inmediato atrapan al público que se comienza a pasear por el espacio curioso y ávido de descubrir arte.

Aquí hay de todo: pintura, gráfica, realidad virtual, instalaciones artísticas, tapetes hechos por el Dr Lakra con héroes de videojuegos fabricados con lana de Nueva Zelanda, cuyos galeristas poblanos dicen que son "obras para pisar” y alcanzan precios de 23 mil dólares.

Son más de 200 galerías; uno voltea casi por instinto y aparecen las grandiosas fotos de repartidores de comida en plena pandemia tomadas con cámara térmica en Montreal de la artista Emmanuelle Leonard, cuya técnica hace más dramáticas las imágenes que son un recordatorio de tiempos pasados.

Es inevitable aplaudir la maravillosa obra de madera de encino de Kiyoto Ora; también resalta la obra de Anish Kapoor y el famoso Damien Hirst con uno de sus populares cráneos en la galería Diptych Fine Arts.

Una obra que ha llamado la atención es Lavado de cara del artista español Eugenio Merino, se han vendido dos hasta ahora, casi medio millón de pesos cada una.

“Creo que ha llamado la atención porque es una reflexión al poder que damos a la democracia y a la tiranía. El poder que damos a los presidentes, a los políticos y a los gobiernos a veces es contradictorio”, dice a MILENIO Alejandro de Villota Ruiz, director de la galería española Memoria.

El artista realizó tres piezas, que se componen de platos con la imagen de todos los presidentes desde la creación del PRI hasta la actualidad.

“El plato es un souvenir que se vende en Estados Unidos con la imagen de los presidentes; esta obra con los presidentes mexicanos y en época de elecciones, que habla del poder que tiene el pueblo por elegir. No hemos recibido ninguna censura y la libertad de expresión es muy importante”, agregó.

Destaca también la obra del ceramista mexicano Gustavo Pérez, piezas que en verdad no puede perderse ante su técnica y por llevar la cerámica a otro nivel.

El público que visita la feria pregunta por las obras,se acerca a los galeristas y aprovecha cada spot para tomarse la selfie, como un túnel, cuyas paredes están tapizadas con cinta adhesiva y luces Led, una obra divertida del artista cubano Osvaldo González.

Pero el arte también convive con el diseño, osos gigantes de peluche, luces, espejos, el espacio de antigüedades con vírgenes, caballos, cuadros con reyes, magos y brujos que parecen llevar al público a otras épocas, como el espacio de Rodrigo Rivera Lake, mientras que enfrente hay un festín moderno de platillos y vinos en restaurantes de lujo autos aromas y sabores se vuelven irresistibles.

Los libros de arte y sobre otros temas no pueden faltar y el espacio dedicado a la fotografía es un lugar que sorprende ante las nuevas técnicas y formatos que se utilizan; mientras que el estilo de vida se hace presente con la moda de los visitantes que lucen looks elaborados y patrocinadores y marcas se funden se funden en la feria que devora a cada uno de los visitantes.

ZsONAMACO regresa con infinidad de propuestas de arte y tiene la oportunidad de visitarlo este fin de semana y ser parte de una especie de Disney del arte contemporáneo, diseño y fotografía.

-Milenio 10/02/2024

Compartir