La Ciudadela

Allí, donde se encontraron los vestigios de un juego de pelota, los conquistadores españoles levantaron la Real Fábrica de Puros y Tabacos de la Nueva España. Allí, con aspecto de fortaleza, se construyó el cuartel donde estuvo preso José María Morelos y Pavón.

También allí fue el Parque General de Artillería y el depósito de armas de Guadalupe Victoria y Vicente Guerrero. Y allí, en la Ciudadela, pasaron terribles acontecimientos, como la Decena Trágica, el golpe militar para derrocar a Madero. Allí, en esa plaza torturaron y asesinaron a su hermano Gustavo.

Hoy, el lugar almacena sus recuerdos en miles y miles de libros que lo erigen como la Biblioteca de México “José Vasconcelos”, su primer director. Es la más grande. Sus casi 600 mil obras cuentan el paso de los años en varios idiomas, con ediciones antiguas y raras.

Allí están las bibliotecas personales de Gustavo Sainz, el escritor de “la Onda”, Alí Chumacero y Carlos Monsiváis, entre muchos otros intelectuales. Allí están esos tesoros, esas maravillas, esas magias y prodigios, mitos y realidades, palabras prohibidas y los cantos de libertad que solamente los libros nos pueden dar.

Sí, la Ciudadela fue un recinto fortificado para la defensa de los mexicanos, también fue imprenta, taller, hospicio, escuela, oficinas de gobierno y una construcción que ha sobrevivido a dos guerras, la de Independencia y la Revolución.

Hoy, es otra fortaleza, pero de sabiduría, para obtener gratis el conocimiento que nos hará mejores. Aprovechemos su riqueza cultural.